(Dirty Grandpa) Zac Efron y Robert De Niro protagonizan esta comedia lasciva sobre un letrado tenso y su abuelo randy que van en un viaje juntos.

 

 

El humor, hay que reconocer, que es absolutamente subjetivao En Dirty Grandpa lo cierto es que mientras ciertas personas la hallan hilarante, otros hallan grosero, u ofensivo. La verdad, es realmente posible que … espera, no importa. Olvídese de todo eso. Se puede aseverar claramente que el abuelo Dirty no tiene gracia. O bien, se podría decir que es tan entretenido que inspira algunos gags que no son de buen gusto.

Es bien difícil saber cuál es el instante más triste de esta supuesta comedia (Dirty Grandpa) protagonizada por Robert De Niro y Zac Efron .

Para aquellos que se preocupan, la trama implica al personaje del título, bien llamado Dick (De Niro), la contratación de su puritano nieto letrado tenso Jason (Efron), para que lo llevase de la ciudad de Atlanta a Boca Ratón tras la muerte de su esposa después de 4 décadas . Jason a primeras está reticente, puesto que trabaja para (Dermot Mulroney) en la compañía de su padre y se debe a desposar la semana siguiente a la Meredith neurótica del control (Julianne Hough). Admite a duras penas, que conduce el vehículo de color rosa de su prometida, que su abuelo de forma alternativa se refiere como un “gigante de labios”, un “tapón gigante” y un “dildomobile.”

 

de niro dirty grandpa

de niro dirty grandpa

 

Si bien en un comienzo asemeja ser un viudo apropiadamente duelo, el abuelo pronto se revela como un Horndog randy cuyo único objetivo es echar un polvo. Y cree que va a lograr su deseo cuando, a lo largo de una parada en un restaurante de carretera, se hallan con 3 estudiantes universitarios en su paseo a Daytona Beach: Shadia (Zoey Deutch), un viejo compañero de clase de la escuela secundaria de Jason que compartía su ahora pasión por la fotografía; Lenore (Aubrey Plaza), que ve en Dick, el cumplimiento de su meta, la cual es dormir con un estudiante universitario, ex-pupilos y el maestro; y Bradley (Jeffrey Bowyer-Chapman), un gay afroamericano que se transforma en el blanco de los insultos sistematicos de Dick.

Tras una breve parada para poder ver a un viejo amigo del ejército,Dick (Danny Glover, quien asimismo es humillado), Jason y su abuelo acaban en Daytona Beach para conectar con el trío, una atracción romántica que es obvia se desarrolla entre Jason y la Shadia artística. Desapercibidamente están fumando crack y liquidaciones en una playa nudista, salvo por un juguete de peluche en sus genitales, con penes en forma de una esvástica dibujada en su semblante (una escucha de la llamada FaceTime vergonzoso con su prometida y su anciana rabí).

Entre los otros personajes repelentes desgraciadamente son Pam (Jason Mantzoukas), en una tienda estrafalaria de playa es dueño y distribuidor de drogas; El primo de Jason Nick (Adam Pally), cuya imagen se presentaba en el diccionario bajo “incorrección política”; y dos policías bufones (Henry Zebrowski y Mo Collins, el cuál parecía estar haciendo una impresión Jane Lynch).

El argumentista John M. Phillip (generalmente, las comedias de éste están escritas por un mal equipo) considera que está a la altura de la hilaridad de tener los caracteres que juran de manera tan frecuente como resulte posible, con De Niro pronunciando la palabra con F más veces que en su cooperación con Martin Scorsese. Asimismo afirma la palabra, si bien no ya antes amablemente pidiendo a sus nuevos amigos, un conjunto de matones negros que había derrotado anteriormente.

(Si se pregunta sobre esa última parte de Dirty Grandpa, debe ver con una revelación sobre el personaje de De Niro, que no tenga que ser manifestado aquí. Afirmemos que tiene un conjunto muy particular de habilidades)

Efron, evidentemente encantados de que actúe en una historia de leyenda como ésta, y se lanza a la comedia física con su juego de entusiasmo. Entonces su inclinación por la incesante exposición de su cuerpo ultra-apasionado, tal y como si estuviese enfadado que jamás apareció en una como película mágic Mike.

Todo está dirigido tan crudamente posible por Dan Mazer, que de alguna forma llegó a meditar que este material inane estaba a la par con la de su frecuente cooperador, Sacha Baron Cohen.

Mucho peor, el sucio abuelo ni tan siquiera tiene el coraje de sus convicciones ácratas, con cierta frecuencia desampara su humor de mal gusto para gozar de escenas sentimentales en los que los personajes vierten sus corazones con el acompañamiento de una partitura dulce.

Así sea que necesite el dinero, sencillamente le encante trabajar, o bien tiene un gran fuerte de conectar con un público más joven, De Niro verdaderamente precisa repensar sus prioridades profesionales. Está bien para este refulgente actor para agradar sus notables dotes cómicas, si prosigue haciendo mierda como esta que amenaza con dejar un legado forjado a lo largo de décadas.

 

Fuente: hollywoodreporter

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies