Homenaje a Lola Flores “La Faraona”

Lola Flores (mil novecientos veintitres-mil novecientos noventa y cinco) ha logrado la inmortalidad. Hace veinte años que la vocalista murió pero su arte prosigue vivo. En el día de hoy, Google ha decidido honrar el noventa y tres aniversario de su nacimiento con un doodle que está libre en más de veinte países tan distintos como Kazajistán, Ucrania, Indonesia, el país nipón, Kenia, Croacia y, naturalmente, España, Portugal, Chile, Argentina y otros países de América latina. Merced a este reconocimiento las consultas sobre sus canciones más conocidas como Uy pena penita pena, A tu vera, Burundanga y Si te marchas se dispararon en el poderoso buscador.

 

lola flores

lola flores

[quads id=”1″]

 

A lo largo de hoy y debido a este homenaje han crecido las consultas en Google sobre sus canciones más famosas: Uy pena penita pena, A tu vera, Burundanga y Si te marchas.
Hija de un camarero y de una costurera, se vanagloriaba de haber aprendido a pasear bailando, de haberse aprendido las canciones de Imperio Argentina, antes que las tablas de multiplicar y de haber “españoleado” por todo el planeta. Lola, que era una enorme seguidora de Tina Turner, pasó cincuenta y cinco años de su vida sobre los escenarios. Actuó por igual en el Olympia de la ciudad de París que en el Madison Square Garden de la ciudad de Nueva York. “No canta ni baila, no se la pierdan”, afirmó de ella The New York Times. En mil novecientos cincuenta y dos decidió ir a México donde grabó ¡Uy pena, penita, pena! (mil novecientos cincuenta y tres) y La Faraona (mil novecientos cincuenta y seis), 2 películas que la posicionaron entre el público iberoamericano, por eso llama la atención que el doodle de hoy, aparte de verse en España, se pueda ver en los paises Americanos.

Lo que sí sorprende es que Google haya escogido países de habla no hispana para rendir este homenaje a La Faraona. No obstante, la vida de esta folclórica fue tan emocionante que puede ser por esta razón que el buscador aproveche el aniversario de su nacimiento para entregar a conocer quién fue Lola Flores. Aparte de conocer la fama y la gloria, debió sentarse sobre el banquillo de los acusados por fraude fiscal (“¡maldito parné!”).

Entonces , que había sido “una curranta desde los doce años”, definió su nuevo estatus con el pañuelo en la mano y las lágrimas en los ojos: “Ya no soy Lola de España, soy Lola de Hacienda”. Pagó lo que el juez le ordenó y prosiguió trabajando.

Y es que la personalidad de la vocalista —de ojos hipnotizadores, el semblante colérico, el bronceado natural, la peineta, la bata de cola, el abanico y el arrebato— no se olvida del imaginario colectivo de España. Ya lo afirmó M. Bosé: “Lola es para España lo que Madonna fue para América. Quizás tengamos muy presentes sus últimos años, en el instante en que arrancó fue realmente difícil. No se cantaba de esta manera, no se bailaba de esta forma, no se maquillaba alguien de este modo, no se charlaba como ella… No era guapa. Era impresionante. Conforme iba madurando, su físico se volvía más increíble. Tenía un corazón enorme. ¡Con los suyos era más que enorme! Y fue una gran embajadora de este país”.

Lola murió la madrugada del dieciseis de mayo de mil novecientos noventa y cinco en El Lerele, su casa de La Moraleja (Madrid, la capital española). A lo largo de veinte horas, más de 150.000 personas pasaron frente a ella para darle el último adiós.

Había luchado a lo largo de veinticinco años contra el cáncer de mama, entre operaciones y tratamientos, y negándose a que le amputaran un seno.

Fuente: elpais

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies